¿Cómo ofrecer reatroalimentación constructiva en el trabajo?

Cada vez más profesionales de Recursos Humanos (RRHH) estás revisando sus estrategias de gestión para asegurarse de que atienden las necesidades de la fuerza laboral moderna. Los colaboradores de la generación Millennial y Z están poniendo un mayor énfasis en el crecimiento y en el desarrollo, además de los beneficios monetarios, y un elemento clave de esto es la retroalimentación o feedback. Qué tan bien ofrece retroalimentación constructiva puede tener un gran impacto en el progreso de un empleado en la organización.

Aquí 5 simples consejos para asegurarse de que su retroalimentación sea constructiva, valiosa y relevante para los colaboradores:

Ofrecer feedback constructivo. Tips y trucos

5 consejos para dar retroalimentación constructiva

1. Evalúe antes de empezar

Observe el desempeño del colaborador detalladamente antes de proveer retroalimentación. Es bueno adoptar las autoevaluaciones y evaluaciones de 360º para obtener una visión completa de su desempeño antes de emitir opiniones. Debe tener una conciencia de las fortalezas, debilidades de cada empleado, así como de los desafíos que ha estado enfrentando.

2. Balancee su retroalimentación

Redondee su retroalimentación con la mezcla correcta de cosas positivas y criticismo. Comience con uno y termine con el otro, y sea directo con cuál es cuál. Hacer un sándwich de comentarios negativos entre positivos podría confundir y frustrar a sus colaboradores. El objetivo de la retroalimentación es ayudar a que los empleados se sientan apreciados por las fortalezas que traen a la organización, pero también darles una dirección clara de cómo mejorar sus puntos débiles.

3. Hágalo cara a cara

Use reuniones cara a cara para proveer retroalimentación, tanto como le sea posible. Con la comunicación vía texto, la conversación podría no fluir naturalmente, y los empleados podrían no entender lo que intenta transmitir. Cuando la retroalimentación es dada en persona, el lenguaje corporal y el tono le ayudarán a mantener la reunión animada y profesional.

4. Sea claro y amable

Por supuesto, las reuniones cara a cara no son siempre posibles. Incluso cuando lo son, el lenguaje corporal y el tono deben ser considerados cuidadosamente. Si debe hacerlo vía telefónica o mediante texto, elija sus palabras de tal manera que el malentendido pueda ser mantenido al mínimo. No intimide o haga menos a sus empleados mientras provee retroalimentación. Está bien ser directo y asertivo, pero póngase en sus zapatos. Esfuércese siempre por ser compasivo y, si tiene algún reclamo, apóyelo con evidencia tangible.

5. Escuche a sus colaboradores

De igual forma, impulse que los colaboradores compartan su retroalimentación y responda a los reclamos que pudiera haber hecho. A veces, no tendrá idea lo que causó que los empleados trabajaran de la manera en que lo hicieron. Es mejor dejarlos hablar y hacer preguntas. Su retroalimentación puede revelar mucho acerca de qué tan efectivamente está guiando a su fuerza e trabajo.

¿Listo para dar retroalimentación constructiva?

En una era en la que los negocios se están transformando de manera dramática, la retroalimentación constructiva ayuda a que los colaboradores se adapten y trabajen de mejor manera. También muestra cuánto presta atención a sus equipos y cuánto se preocupa acerca de del crecimiento profesional de cada empleado. Sin la retroalimentación, el momentum, compromiso y productividad de su organización se estancarían.

Cuéntenos en los comentarios sus consejos para brindar retroalimentación y de qué manera le han ayudado.

Publicaciones relacionadas